Gurena etxea

Project

Trabajo Fin de Master

Docente

Isabel Urbano

Centro

IED Kunsthal

Empresa

Humanizza Consulting

Curso

2022/2023

Descripción

Los centros residenciales son un espacio de vivienda habitual para personas en distintas situaciones de dependencia en los que se presta una atención integral y continua. Además de atención de calidad, debe respetar la autonomía, participación, integración y el modelo de HOGAR. Esta iniciativa diseña un piloto de unidad convivencial para una residencia geriátrica en el proceso de actualización del modelo asistencial.

Este proyecto de piloto de unidad de convivencia,  se centra en la implementación del modelo de Atención Centrado en la Persona (ACP) a través de la humanización del espacio, los medios y los servicios.

Este objetivo se consigue y articula a partir de tres grandes ejes: la adecuación del espacio, humanizado y estructurado en unidades de convivencia (diseño gráfico/diseño de interiores/gráfica ambiental); la adopción de soluciones tecnológicas (diseño de entornos inmersivos/realidad aumentada/realidad virtual), que facilitan la autonomía e independencia y la personalización de los servicios así como la integración de la residencia en la comunidad social del territorio donde se encuentra situada (diseño de servicios e innovación).

El año 2008 la Organización Mundial de la Salud definió el modelo de Atención Centrado en la Persona (ACP) como “aquella atención que se consigue cuando se pone a la persona en el eje donde interactúan el resto de dimensiones relacionadas con: la intervención basada en la evidencia científica, organización del servicio, equipo, interdisciplinariedad y ambiente”.

La intervención en la Residencia Loiu Gurena responde a los nuevos modelos conceptuales planteados en el ámbito de la atención social y sanitaria, principalmente al modelo de Atención Centrado en la Persona, que apuesta por nuevas formas de asistencia residencial como las Unidades de Convivencia. En este ámbito, el diseño tiene una papel principal, entendido en su manera más amplia: diseño de espacios, diseño de procesos, ambientación, diseño como estrategia del cambio, diseño de dispositivos tecnológicos,etc.

Este nuevo paradigma pretende superar las acciones compartimentadas y la tendencia a la rigidez del modelo de atención individual clásico, todo acompañante a los individuos en su participación e interacción comunitaria. Supone “pasar de un enfoque reactivo -centrado en

enfermedades únicas, fragmentado y paternalista-, a un enfoque más creativo y proactivo, integral y deliberativo, que fomente la participación activa de personas y comunidades en el apoderamiento, las decisiones compartidas, la autogestión y la capacitación de los cuidadores”. Se trata, pues, de un cambio cultural relativo a la atención social y sanitaria que tiene que permitir avanzar hacia la desinstitucionalización de las personas con dependencia y enfermedad.